Caso Juanito: “Ich bin der vatti” (Ahora yo soy el papá)

La producción del siguiente texto tuvo lugar en el seminario de la Tétrada perteneciente a la Sección Clínica del Campo Freudiano de Barcelona  “Actualización de las estructuras clínicas en los casos de Freud. El caso Juanito”, en el módulo correspondiente a “Juanito revisitado (resolución curativa y posición sexual)" impartido por Alicia Calderón de la Barca. 

  • Publicado en NODVS LIII, novembre de 2018

Resum

En el presente texto se trata de abordar la solución del caso Juanito, es decir la fórmula original que Hans construye para su fobia, tomando como base el texto de Lacan “Sobre la Clínica del Caucho" y algunas aproximaciones que realizó Jacques-Alain Miller sobre el caso.

Paraules clau

fobia, juanito, déficit de autoridad, paternidad, caucho.

Lo que vemos al final del caso Juanito es una solución que instaura a Juanito en un registro de las relaciones objetales, lo que se pregunta Lacan es si Juanito lo ha conseguido desde un punto de vista de la integración edípica. Si leemos el texto en el que Juanito postula su posición al final nos dice: “Ahora yo soy el papa”, “der Vatti”. No tenemos necesidad de preguntarnos cómo se le ha podido ocurrir semejante idea -con un padre al que se lo ha tratado de estimular a lo largo de toda la observación suplicándole- “Haz tu trabajo de padre” [1], entonces al no ser un padre suficiente para Juanito, este se va con la abuela. Lo primero que le pregunta el padre es: ¿Y ahora que harás en mi lugar si fueras el padre? Juanito responde: “oh es muy fácil, te llevaría todos los domingos a ver a la abuela”. No ha cambiado nada en la relación entre el hijo y el padre. Por lo tanto puede presumirse, dice Lacan, que no hay una realización completamente típica del complejo de Edipo.

Lacan dice [2]: todos los vínculos con el padre están lejos de haberse roto, incluso quedan fuertemente anudados con toda esta experiencia analítica, pero como muy bien dice Juanito, “ahora tú serás el abuelo”, lo dice pero, ¿en qué momento?, cuando empieza diciendo que él es el padre, “ich bin der Vatti”.

El término –abuelo- señala Lacan [3], tiene un lugar aparte, primero se ha hablado de la madre, luego se habla de la otra mujer que es la abuela, pero no existe un vínculo para Juanito entre ese abuelo y esa abuela. Así que Juanito se convierte en esposo de la madre y manda a pasear al padre con la abuela. Vemos claramente por parte de Juanito una elaboración que mantiene cierta continuidad en el orden de los linajes. Sino se hubiera llegado al menos hasta ahí, Juanito no hubiera resuelto nada de nada y la función de la fobia hubiera sido nula. En la medida que se concibe asimismo como el padre: p (M) (M’).

Juanito realiza una elaboración de tres patas, se trata de la madre y de la abuela, la madre al final del proceso se desdobla, el tercero que no lo ha encontrado en el padre, lo ha encontrado en la abuela. Detrás de la madre el añade otra, Juanito por su parte, se instaura en una paternidad. Una paternidad imaginaria. A partir de este momento es que dice Juanito sobre quién tendrá hijos, él lo dice muy claro, cuando el padre le pregunta: es con mama con quien vas a tener hijos, ¡que va!  le responde: ¿qué quieres decir con todo eso? me dijiste que el padre no puede tener hijos él solo, ¿y ahora quieres que yo los tenga?, en este momento Juanito habla de tener hijos pero son de carácter  imaginario, ya que él no desea que su madre tenga hijos, la función paterna que asume el niño es imaginaria. Juanito sustituye a la madre y tiene niños tal como ella los tiene [4].

Miller [5] dice: “¿dónde queda Juanito?, finalmente no se trata tanto de la carencia del padre, sino un déficit de la autoridad. El padre no asume algo del significante amo que queda del lado de la madre. Es como si el otro para él, quedara del lado de la madre. El tipo de solución que encuentra es la de jubilar a su padre y ofrecerle el título de abuelo asumiendo él mismo algo del padre. ¿Quién es Juanito al final? Por un lado nos dice que su ideal del yo, es su hermana Anna, cuando señala que él se sirve de su hermanita como de un ideal del yo, que ella es la dueña del significante, la dueña del caballo y que a través suyo Juanito puede llegar a golpear al caballo”.

Lacan [6] nos dice que se convertirá en un personaje esencialmente poeta, un creador en el orden de lo imaginario. Así a una de sus creaciones Juanito le da el nombre de lodi, su padre le cuestiona qué significa este lodi, es ¿“chocolodi”? le pregunta, a lo que Juanito le dice: -no, es “saffalodi”, en efecto “saffaladi” significa salchichita. El carácter “falliforme” de la imagen indica claramente la transmutación imaginaria operada en ese falo no devuelto y a la vez eternamente imaginado por la madre, “la pequeña lodi”, la mujer nunca será para él más que el fantasma de esas pequeñas hermanas –hijas en torno a las cuales habría girado su crisis infantil-.

Lacan señala que el partener femenino no se habría instaurado a partir de la madre, sino a partir de los hijos imaginarios que él puede hacerle a la madre, herederos a su vez de ese falo alrededor del cual ha girado todo el juego primitivo de la relación de amor, de captación del amor, con la madre.

Lacan [7] nos dice al final, se da la afirmación de Juanito como nuevo Vatti, con un linaje materno y por la otra parte, la pequeña Anna montada en el caballo y que adquiere posición de dominio con respecto a toda la expedición, todo el carro, todo lo que acarrea la madre tras ella. Es por mediación de Anna cómo Juanito consigue dominar a la madre. Tal es la fórmula opuesta a la anterior que marca el punto de llegada de la transformación de Juanito: “p(M)(M)-(&/o)”.

Miller [8], señala respecto a la fórmula empleada por Lacan en el caso Juanito, es la misma que utiliza Levi Strauss, que una fórmula es una manera de decir que no tenemos una significación, sino una manera de articular el significante y el significado.

Lacan [9] nos dice “Toda Creación de un nuevo sentido en la cultura humana es profundamente metafórica”. Se trata de una sustitución que mantiene al mismo tiempo eso que sustituye. En la tensión entre lo suprimido y aquello que lo sustituye, pasa esa dimensión nueva, que de forma tan visible introduce la improvisación poética. Tal dimensión nueva, manifiestamente encarnada en el mito booziano es la función de la paternidad”.

 

FÓRMULA DE LA PATERNIDAD

Lacan [10] nos dice “Freud ya empezó en la Traumdeutung, a decirnos algo de la lógica del inconsciente, dicho de otra manera, de los significantes en el inconsciente. Desde luego no es la misma que la lógica habitual, “una cuarta parte por lo menos, de la Traumdeutung está consagrada a mostrar cómo cierto número de articulaciones lógicas esenciales, el o lo uno o lo otro, la contradicción, la causalidad, pueden trasladarse al orden del inconsciente. Esta lógica se puede distinguir de la lógica habitual. Así como la topología es una geometría de goma, en este caso se trata también de una lógica de goma”.

Lacan nos señala que la topología es una geometría de goma, una lógica de goma, en este caso la lógica del inconsciente también es de goma. Si buscamos el término topología en el diccionario nos dirá que estudia los razonamientos matemáticos prescindiendo de los significados concretos. Lacan resalta Caucho, goma no quiere decir que todo sea posible, exige cierto número de definiciones de términos que será necesario establecer.

Lacan nos dice en suma: la resolución a la fobia de Juanito, a pesar de la presencia de la acción paterna, se inscribe en una especie de linaje matriarcal, una duplicación materna, como si haya sido necesario tener un tercer personaje, y a falta de que lo haya sido el padre, está la abuela. Por otra parte, que pone Juanito en relación con el objeto que de ahora en adelante será el objeto de sus deseos, hay algo que lo vincula con Gmunden, con su hermana, con las niñas, es decir con los niños como hijas de su madre pero también sus propias hijas, sus hijas imaginarias. Esta estructura narcisista de su relación con la mujer, da la solución a su fobia. Las huellas que quedaron de esta fobia es el corderito, aquel a que se entrega a juegos muy particulares, como hacerse derribar por él. Un día trató de poner a su hermana a caballo, encima de ese corderito, en esta posición se encuentra sobre el caballo, en el fantasma de la caja grande, última etapa antes de la resolución de la fobia . La hermana ha tenido que dominarlo para que él, Juanito, pueda tratar al caballo como se merece, o sea zurrarlo. En este momento se señala la equivalencia entre el caballo y la madre. [11]

Miller [12] señala lo siguiente: respecto al caso Juanito, “creo que Hans tiene una relación muy compleja con las mujeres, con las chicas es un poquito Don Juan. Sería todo un tema: Juanito y Don Juan, Don Juanito. Si, ellas tienen para él, el secreto del poder en la vida, es algo que queda de ese lado pero no parece tan mal orientado. Claro que hay algo como una apuesta, como un riesgo o un temor que no hay que descuidar, pero también está en el valor que tienen, en el interés que demuestra por ellas. Ese temor no es, por tanto, la retracción, no es la huida. Hay que matizar el tema del temor porque él no se desvincula, al contrario, queda vinculado a ese gran interés por las mujeres, no se retrae. Además creo que lo que Lacan examina fundamentalmente son las consecuencias. En Juanito va más por el lado de la identificación, a través de la mujer se relaciona con el significante del poder-matizado por cierta identificación, pero la atmósfera final, el destino de Hans, será más bien estar cómodo con las mujeres, serán para él un objeto de estudio pero sabrá manejarse con ellas y no considerara que son un poder tal que mejor sería dedicarse a las matemáticas o a la filosofía”.

Notes

[1] Lacan, J. “Sobre la clínica del Caucho”. En Seminario IV”La relación de objeto “.Buenos Aires: Paidós.

[2] ibid

[3] ibid

[4] ibid

[5] Miller J.”El inconsciente =intérprete”. En “Introducción a la clínica lacaniana“.Gredos: España.

[6] Lacan J. “Sobre la clínica del Caucho”. En Seminario IV “La relación de objeto “ .Buenos Aires :Paidós.

[7] Ibid

[8] Miller J.”El inconsciente =intérprete”. En “Introducción a la clínica lacaniana“.Gredos: España.

[9] Lacan J .Seminario IV”. “Sobre la clínica del Caucho”.”La relación de objeto “.Buenos Aires: Paidós.

[10 ]ibid

[11] ibid

[12] Miller J.”El inconsciente =intérprete”. “Introducción a la clínica lacaniana“.Gredos: España.

Milagros Gómez Chávez

 Caso Juanito: “Ich bin der vatti” (Ahora yo soy el papá)

NODVS LIII, novembre de 2018

Comparteix

  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
Si continua navegant rebrà aquestes cookies. Conegui la nostra política al respecte.   
Utilitzem cookies +